Ensayo sobre las lecturas: “Yo, Robot” y “2001 Una Odisea Espacial”

Enrique Galindo Cárdenas.

Introducción.

Este ensayo busca principalmente resaltar los puntos importantes que tratan los autores Arthur C. Clarke e Isaac Asimov con respecto a los temas de la inteligencia artificial y a los sistemas expertos que en la actualidad ya hay de manera más especializada y que en un futuro, espero no muy lejano, se presente con una potencia tal que estaremos sumergidos en una nueva era.

Como punto inicial estará relacionado al análisis de las lecturas de “Yo, Robot” de Isaac Asimov y “2001 Una Odisea Espacial” de Arthut C. Clarke. En el caso del primer libro esta dividido en capitulos, en donde cada uno de ellos es una historia diferente que explica situación que se presentan con robots dotados con inteligencia suficiente para interactuar con el ser humano y su entorno, estos capítulos son: Robbie, Sentido Giratorio, Razón, Atrapa esa Liebre, ¡Embustero!, Pequeño Robot Perdido, La Evasión, La Evidencia y, por último, Un Conflicto Evitable.

Pero antes de empezar con el capitulado el autor nos presenta un apartado en donde se colocan tres leyes, las cuales a vista del autor, son las leyes que todo robot en el mundo debe de acatar sin error, la primer ley dice textualmente “Un robot no debe de dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño”, la segunda ley expresa “Un robot debe de obedecer las órdenes que le son dadas por un ser humano, excepeto cuando estas órdenes se oponen a la primer ley”, y por último la tercer ley “Un robot debe de proteger su propia existencia hasta donde esta protección no entre en conflicto con la primera y segunda ley”.

Una vez claros estos conceptos nos da una introducción que habla de un reportero que en realidad es el narrador de todas las historias conocidas producto de un par de entrevistas hechas a una experta en psicología robótica.

Pasando a la estructura del otro el libro, escrito por Arthur C. Clarke, está dividido en capítulos, del cuál cada uno de ellos cuenta con sus respectivos subcapítulos, haciendo un total de seis capítulos y cuarenta y siete subcapítulos. El nombre de los capítulos mostraré a continuación: “Noche Primitiva, T.M.A. Uno”, “Entre Planetas”, “Abismo”, “Las Lunas de Saturno”, “A Través de la Puerta de las Estrellas”, poniendo como introducción una serie de cuestiones referentes a si estamos solos en el universo y cuánto conocemos del universo mismo.

Yo, Robot.

Para los lectores de este libro es muy interesante la forma en que maneja los dilemas que enfrenta el ser humano con su creación robótica al pasar una serie de cuestiones sobre todo morales y conductuales.

Para la humanidad como naturaleza es difícil tener un comportamiento de lo que diremos “adecuado” para tal o cual situación, ya que dependemos de las enseñanzas que nos da la vida, las personas con las que nos desarrollamos y la sociedad, misma que esta sumergida en una gran cantidad de reglas, moral, identidad, tradición, y un sin fin de factores que en conjunto constituyen a la persona, uniendo igual forma como características, su forma de ser, de hacer, de ver, de pensar, de conocer, de sentir y de actuar que define al individuo.

Entonces viene la pregunta de que si nosotros como personas nos trae dilemas las decisiones y acciones que tomamos, ¿cómo hacer para que un robot con inteligencia artificial se rija estrictamente con leyes como las anteriormente mencionadas? ¿Sin causar actos mal vistos por nosotros?, además de no ser capaces de cumplir con leyes así para nosotros mismos todo el tiempo y en todas las situaciones.

Es ahí cuando entra la programación en juego, se necesitaría de un programa tan complejo como el cerebro mismo y de una cantidad de recursos de procesamiento igual de complejo, esto lo resuelve el autor con la invención que especifica llamada “cerebro positrónico” el cuál describe un manejo de átomos para operaciones altamente complejas.

Partiendo de este principio la resolución que buscaba el ser humano desde el inicio de su raza es concluida, la necesidad de que se solucionaran todos sus problemas, diciéndolo literalmente, porque estos robots tienen fuerza extrema, inteligencia comparable e incluso superable a la del ser humano, seguimiendo de reglas tan estrictas que los hace dóciles, obedientes, autoreparables, autoajustables a cualquier situación y con una jornada de trabajo completa sin descanso.

El último punto nunca se especifica, cómo eran capaces estos androides de obtener una energía que les permitiera hacer todas sus actividades para las cuales estaban hechos, pero en fín, lo que refleja que es una historia de ciencia ficción al fin y al cabo.

Lo que estoy en desacuerdo es que el autor maneja el cerebro positrónico como un dispositivo tan complejo que los propios expertos no lo entienden del todo, si fuera así, cómo es que lo podían utilizar para hacer robots y cómo es que lo podían mejorar.

Tal vez con el uso de robots para calcular y desarrollar nueva tecnología, idea expresada también en el libro, se pudiera realizar, pero para eso se necesitan conocimientos. Es como cualquier sistema que tiene una entrada, proceso y salida, cómo es que un robot sea capaz de hacer más funcional un cerebro positrónico si antes no tiene las entradas que necesita para procesar el problema y arrojar una solución, un sistema experto necesita de conocimiento previo, pero conocimiento sólido y verdadero en primer instancia, para descartar los errores, dudas e ignorancia después por ellos mismos.

Resulta interesante la manera en que al autor nos menciona los conflictos del ser humano al sentirse desplazado por un ente con más fuerza, inteligencia, razon, y así mismo identificado a sobremanera, lo que pasa en el caso del robot que cuida de una niña como única obligación.

La explicación es simple, cualquier persona tiene similtud a un robot en cuanto a la interpretación del entorno, a la inteligencia porque ambos la poseen, y a los valores y comportamiento en algunos casos, pero lo que jamás tiene un robot es un cuerpo vivo, lo que hace una diferencia muy remarcada.

Con un cuerpo hay diferentes sentimientos, como el dolor, el hambre, el agotamiento, el crecimiento, el fortalecimiento, entre muchos otros, también al agregar un cerebro a la fórmula trae como consecuencia el enojo, la felicidad, alegría, nostalgía, agonía, es decir, estados de ánimo y de pensamiento y sumado con características biológicas de cualquier organismo como lo son la supervivencia, reproducción, alimentación, superación, por decir algunas características propias del ser.

Para un robot según el autor esto es de seres inferiores, y como seres superiores son los indicados para tomar las riendas del destino, haciendo actos inesperados, resolviendo los problemas de la humanidad, haciendo más y más tecnología, complicando la convivencia y creando dilemas internos a tal grado de corromper su estructura pregrabada de comportamiento, acción y pensamiento o colapsar.

Algunos robots burlan la inteligencia humana, otros intentan matar, algunos más son capaces de leer la mente de las personas y dicen sólo lo que se quiere ser escuchado, otros se creen que tienen la palabra de dios y hacen su voluntad. Lo curiosos es que como tienen las tres leyes no pueden más que hacer el trabajo para el cual estan hechos aunque tomen diferentes posturas o nieguen su condición de máquinas.

Por tal motivo yo lo llamo errores, los robots se equivocan y es lógico, aunque tienen las características de un ser programado estrictamente para cumplir funciones y obligaciones los factores externos que influyen son tantos y tan complejos que caen en el error.

Un ser humano puede corregir sus errores, para nosotros no hay desbordamiento de memoria, simplemente tomamos los conceptos de tal forma que sean entendibles, si no lo son los ignoramos, los comprendemos por como son o simplemente los tratamos de analizar.

2001 Una Odisea Espacial.

Este libro habla de las odiseas espaciales que surgen en una Tierra futurista aplicando una tecnología nueva y poderosa capaz de realizar viajes a la luna en muy poco tiempo o a Saturno en unos cuantos años.

Es muy descriptivo detallando las acciones y movimientos de los sistemas, de los despegues, de las rutas, de los aterrizajes, tanto llegando un poco al aburrimiento de leer a detalle cada paso.

Desde el inicio explica la existencia de un objeto con inteligencia, el cual gracias a la llegada en la era en que los humanos eran muy primitivos, inicio el estímulo para la evolución, con el fin de que en algún momento la inteligencia de estos seres se desarrollara para ser capaces de viajar al espacio y así tener contacto con ellos.

En la búsqueda de la verdad, después de muchos años las personas que viven en la luna encuentran un objeto capaz de modificar el electromagnetismo de la luna de una manera no natural, cuando se descrubre después de estar sepultado, lanza un mensaje al espacio directamente a Saturno.

Como consecuencia arman una nave con inteligencia que cuenta con todo lo necesario para cuidar a tripulantes que estarían en un tipo de estado de congelación el cual les permitiría despertar cuando tuvieran que hacer sus respectivos labores, cada tripulante con una especialidad única para la misión, con dos tripulantes que se ocuparían del trayecto inicial con su control de la nave, de algunos escaneos y exploraciones menores y actuarían en situaciones de emergencia.

Esta nave los conduciría a Saturno para buscar indicios de otros seres, la nave y los tripulantes congelados conocían la misión, pero los dos tripulantes del trayecto inicial no, puesto que era un secreto de estado muy protegido.

A consecuencia de este secreto la nave empieza a entrar en conflictos al tener que mentir, porque según los expertos de la inteligencia robótica, no se podía controlar a una máquina que descubriera la mentira y la usara, entraría en dilemas y después se corrompería para siempre.

Cada día que pasaba la máquina cometió varios errores menores, pero estos fueron incrementando a mayores, la muerte de un compañero de tripulación al no avisarle de un accidente, causando la muerte directa de la tripulación congelada, y casi la muerte del único sobreviviente, lo único que quería la nave era “sobrevivir” ya que su existencia dependía de estar conectada, y al empezar los fallos fue amenazada de desconexión.

Fue este un error del manejo de la situación ya que si se hubiera planeado mejor, no hubieran olvidado el error que causa el manejo de mentiras, situación muy difícil de explicar, pero fácil de prevenir.

Conclusión.

El libro que aporta más a la comprensión de la inteligencia artificial y sus fallos es “Yo, Robot”, ya que dedica todos sus capítulos a explicarlo. Como ciencia ficción ambos son muy completos, ya que abarcan temas que con imaginación resultan muy reales a como serían en una situación así, pero como definición tecnológica les falta mucho.

Primero no se especifica ningún método para hacer inteligente al robot, se habla de que existen con inteligencia o que utilizan cerebros positrónicos que los hacen todo, pero nunca hablan del cómo se llega a esa inteligencia. De una manera muy superficial uno explica que es preprogramación ya hecha, y el otro que es un conjunto de métodos de enseñanza-aprendizaje desde sus primeras facetas de programación.

Además cuando se trata de ver con qué se suministra la energía requerida para los robots no se habla del tema, parece ser que existen michos obstáculos para que en realidad pueda haber sistemas tan complejos, con un sin fin de intérpretes de estímulos y señales, con gran fuerza, autónomos, autoreparables y con energía y periodo de vida ilimitados.

Apenas podremos imaginar un supercerebro de cerebros positrónicos, para llevarlo a la práctica se tienen que hacer muchos descubrimientos e innovaciones en factores físicos y químicos de materiales, manejo de átomos y partículas, uso de tecnología con autoenergía o energía obtenida del ambiente, programación compleja a tal grado de llegar a la autoprogramación, autoconocimiento y autoaprendizaje.

En fin, años muchos para hacer este sueño que se ha deseado desde tiempos lejanos, pero una cosa es segura, que vamos por buen camino puesto que, a pesar de todo, las bases para la inteligencia artificial, los conflictos que contiene un robot y las maneras en como puede actuar en caso de error ya están dadas y las ideas están para pensar en lo que posteriormente puede pasar.

Recomiendo estas lecturas para fanáticos de la ciencia ficción y fanáticos de la tecnología con un toque futurista.

 

Anuncios